Ir al Inicio
Directorio
¿Quiénes Somos?
Contáctanos
Envíanos tu Denuncia

 

Año 3. No.189. del 06 al 12 junio 2009.

México,D.F.

www.frecuencialaboral.com: Premio Comunicación Alternativa

PÁGINA SOLIDARIA

 

En Solidaridad con el Programa "El Mundo del Trabajo", Publicamos Textualmente:

 

La lucha por hacer valer los derechos laborales en Norteamérica y México.

 

Editorial corresponde al miércoles 3 de junio para "El Mundo del Trabajo",

Lic. Guillermo Andrade, Colaboración Voluntaria:

 

Un estudio ha descubierto que dos tercios de las empresas violaban el derechos laboral en los EEUU, con prácticas como el interrogatorio a los trabajadores, amenazas por apoyar a los sindicatos, despidos de organizadores sindicales con la finalidad de echar abajo la sindicalización.

En México el proyecto de Reforma Laboral no hace sino convalidar prácticas violatorias de la ley por los patrones.

Las empresas norteamericanas han pasado de un nivel de sindicalización de un 22% que tenía hace 30 años al actual de un 12,4%.

En México se calcula que de 50 mil contratos registrados en la Secretaría del Trabajo, sólo 5 mil son verdaderos.

En los dos países existe un fenómeno de des sindicalización, se están perdiendo las organizaciones sindicales.

Precisamente ahora, el movimiento sindical norteamericano se halla en una brega desesperada por lograr que se apruebe la Ley de Libre Elección de los Empleados la cual permite la libre sindicalización de los trabajadores y el derecho a organizarse y a negociar contratos colectivos en todas las empresas.

Antes no todos los estados de la Unión lo permitían, por ejemplo los trabajadores de Carolina del Norte se reunieron en Raleigh el martes pasado para dar fin a una prohibición que les negaba el derecho a la negociación colectiva y que durante 50 años permaneció vigente.

 

Y es que los sueldos de los estadounidenses se han ido estancando o cayendo en la última década

La Ley de Libre Elección de los Empleados que favorece a los trabajadores no ha sido aún aprobada. ôSi queremos, dice uno de sus impulsores, una recuperación equitativa y sostenible de esta crisis económica, debemos dar a los trabajadores la capacidad para defenderse y compartir de nuevo la prosperidad que ayudan a crear." Su planteamiento es correcto: para salir de la crisis hay que mejorar la situación de los trabajadores, por eso esta Ley es clave para los trabajadores en EUA.

 

En México Lozano Alarcón, presentó su proyecto retardatario de Reforma Laboral para ser presentada en el congreso después de las elecciones en las que se espera que el PRI y el PAN tengan una mayoría holgada para aprobarla. En México al revés se quiere salir de la crisis despojando a los trabajadores.

Un problema de los trabajadores norteamericanos es que han venido resignándose desde hace mucho a trabajar sin estar sindicalizados. La mayoría de norteamericanos desearían la presencia de los sindicatos en sus lugares de trabajo, pero muy pocos parecen dispuestos a luchar por ese derecho. Lo mismo sucede en México.

Muchos trabajadores norteamericanos están preocupados por la posibilidad de ser despedidos, y, con un patrón dispuesto a aprovecharse de la crisis económica para echarlos, puede hacer que la gente ahora sí, se sindicalice.

La única vía de salida para el movimiento obrero es la movilización en la calle. Que millones de trabajadores hagan valer sus derechos en los dos países.

Es momento de denunciar a las empresas que están tratando las leyes laborales como si fueran papel higiénico: es tiempo de marchas y de manifestaciones.

Frente a la crisis decenas de grandes empresas han manifestado su rechazo a la celebración de contratos colectivos en los Estados Unidos.

Pero mientras aquí, en México, gobiernos y empresarios nos presentan una reforma laboral para eliminar conquistas sindicales, en Estados Unidos se despliega un vasto movimiento que reivindica la sindicalización de los trabajadores, que antes fue atacada y estigmatizada en nombre del individuo y su libertad.

Los empresarios exigen mayor productividad en ambos países, pero no ofrecen en contrapartida mayores derechos y la intervención de los trabajadores en los procesos productivos y el control de las empresas.

Un informe proporcionado por la AFL-CIO , el mayor organismo laboral de Estados Unidos, afirma que si se les diera la oportunidad, 60 millones de trabajadores estarían dispuestos a formar un sindicato mañana. ¿Lo mismo sucedería aquí?

En México los empresarios prefieren la asociación política con sindicatos corruptos a la existencia de sindicatos fuertes y democráticos capaces de negociar condiciones colectivas de trabajo dignas. Quieren productividad sin contrapartida; sumisión, no autonomía.

 

 

"El Mundo del Trabajo" se transmite por Radio Nicolaita de la Universidad Autónoma de Michoacán, 1370 de AM, en la ciudad de Morelia, todos los Miércoles de 4 a 5 de la tarde.

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Año 3. No.189. del 06 al 12 junio 2009.

México,D.F.

www.frecuencialaboral.com: Premio Comunicación Alternativa

Ir al Inicio
Directorio
¿Quiénes Somos?
Contáctanos
Envíanos tu Denuncia