Año 4. No. 253. del 11 al 18 septiembre del 2010.
México,D.F.
www.frecuencialaboral.com: Premio Comunicación Alternativa

 

Choque Mortal en Cananea

LA EMPRESA Y LOZANO ALIENTAN ESTADO DE GUERRA

*Enfrentamiento Entre Policías y Obreros. Hay Mineros Muertos, Heridos y Detenidos.

*El Secretario del Trabajo se Declaró a Favor de la Empresa Minera Mexico y Acusa a Mineros Sindicalizados.

 

Por Regina Vargas

 

El pasado 7 de septiembre, elementos de las Policías Federal y estatal agredieron a trabajadores de la Sección 65 del Sindicato Minero, lo que provocó un enfrentamiento entre éstos, los uniformados y empleados de empresas terciarias contratadas por Grupo México en Cananea Sonora, que dejó 11 heridos: ocho mineros por golpes y tres empleados de dichas empresas con lesiones de bala , un fallecido , así como la detención de trabajadores.

El sindicato minero, afín a Napoleón Gómez Urrutia rechazó que sus integrantes –en huelga desde el 30 de junio de 2007– hayan utilizado armas de fuego y provocado el enfrentamiento.

En tanto que la Secretaría el Trabajo, en lugar de tomar una postura imparcial en el tema, acusó de los actos de violencia a simpatizantes del Sindicato Minero y aseguró que los agredidos son trabajadores de la compañía que realizan labores de reconstrucción y rehabilitación de la mina.

Las agresiones continuaron el día 8, y el resultado de esa agresión a los trabajadores mineros, por parte de los paramilitares al servicio del Grupo México de Germán Feliciano Larrea Mota-Velasco,  causó cuando menos cuatro muertos, la detención de miembros del comité seccional, y un número indeterminado de heridos y desaparecidos. La represión del gobierno a la huelga de Cananea ha escalado hasta el límite del asesinato.

Por su parte, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) repudió esa criminal agresión a la clase trabajadora, al mismo tiempo que exigió la renuncia inmediata y juicio político para Javier Lozano Alarcón, la cancelación de las concesiones al grupo México y la consignación penal para  Germán Feliciano Larrea Mota-Velasco.

“Hacemos un urgente llamado a las organizaciones sociales, políticas y sindicales a manifestar el repudio y la indignación por los deleznables acontecimientos represivos ocurridos en Cananea. Al mismo tiempo  llamamos a coordinar acciones para brindarles a los mineros la solidaridad requerida en estos momentos aciagos de la historia del país”, afirmó el SME.

Según algunas versiones, alrededor de 300 empleados de empresas terciarias contratadas por el Grupo México en Cananea Sonora, con apoyo de la Policía Federal, se enfrentaron contra trabajadores del sindicato nacional minero en su sede en el mineral del cobre.

Ese mismo día, en contraparte, la STPS “condenó los actos violentos llevados a cabo por los seguidores del Sindicato Minero.

En un comunicado, señaló: son lamentables los actos de violencia que simpatizantes del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (Sindicato Minero), han llevado a cabo en contra de los trabajadores que se encuentran realizando las labores de reconstrucción y rehabilitación de la mina que estuvo cerrada por una huelga que duró casi tres años.

Jamás podrá justificarse una conducta como la que han asumido los simpatizantes del Sindicato Minero, que en este caso ha causado lesiones a diversas personas, pero más aún si ésta se presenta después de que dicha organización sindical agotó sin éxito todos los recursos legales, incluso la revisión ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que como se recordará, el 14 de abril de 2009, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje declaró la terminación de las relaciones de trabajo en la mina, resolución que fue confirmada por el máximo Tribunal Constitucional de nuestro país y, con ello, la huelga que se mantenía, dejó de surtir efectos.

El Sindicato Minero pretende justificar indebidamente su oposición a las labores de rehabilitación de la mina que realiza la empresa concesionaria, basándose en una suspensión provisional concedida el pasado 10 de agosto por el Juzgado Noveno de Distrito en el estado de Sonora, cuando ya había sido declarada la huelga sin efectos, y la empresa había retomado la legítima posesión de sus instalaciones.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social reprueba enérgicamente la vías de hecho a las que están recurriendo los simpatizantes de Napoleón Gómez Urrutia, ya que no existe ninguna justificación legal para oponerse a que la empresa Mexicana de Cananea realice los trabajos de rehabilitación para estar en posibilidad de reanudar sus actividades productivas, toda vez que la huelga concluyó al haberse terminado las relaciones de trabajo.

En consecuencia, los miembros del Sindicato Minero deben conducirse por los causes legales y respetar las resoluciones jurisdiccionales que han quedado firmes y no incurrir en conductas delictivas. Asimismo, hace votos por la pronta.

Por su parte, el gobernador Guillermo Padrés Elías, inculpó a los sindicalizados de empezar la gresca y defender sus oficinas con pistolas calibre 22. Afirmó que los tres heridos de bala –uno de gravedad– son empleados de las compañías terciarias, y que 26 integrantes del gremio minero fueron detenidos por policías estatales bajo sospecha de haber participado en la disputa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En una entrevista, Antonio Navarrete, integrante de la sección 65 del sindicato minero, la madrugada del miércoles, más de mil agentes federales y estatales de Sonora, así como paramilitares contratados por Grupo México –vestidos de mineros– intentaron reprimir a los miembros de la sección 65, luego de que la noche anterior se habían posesionado de la puerta número 2 de la mina, en cumplimiento de la decisión judicial y legal de que no están desalojados del centro de trabajo y pueden permanecer dentro del mismo, en virtud de que su huelga sigue en curso, es legal y legítima.

Por su parte, el líder de la sección 65, Sergio Tolano Lizárraga, denunció que “Grupo México sacó a los alrededor de 3 mil trabajadores de las ‘compañías terciarias' y los mandó a agredirlos, a atacar las oficinas del sindicato.

Respecto a los tres trabajadores de empresas contratistas, heridos de bala, uno de gravedad, de nombre Antonio Estrada Tapia, Tolano Lizárraga comentó no tener idea de cómo ocurrió, “porque nosotros no tenemos armas de fuego”.

MINEROS DISIDENTES

A su vez, el coordinador de la Alianza Minera Nacional (AMN), Héctor Jiménez, acusó al dirigente del Sindicato Minero, Napoleón Gómez Urrutia, de utilizar a un grupo de golpeadores para agredir a mineros en Cananea, Sonora.

Exigió a las autoridades agilizar el proceso con sus similares de Canadá, para traer ante la justicia mexicana a Gómez Urrutia, a quien señaló como autor intelectual de las agresiones contra los trabajadores.

Jiménez Corona señaló que lamentablemente un “vacío de poder” ha propiciado que Gómez Urrutia y su grupo agredieran a mineros de Fresnillo, Taxco, Monclova, Hércules (Coahuila) y Cananea.

En comunicado sostuvo que los atentados son evidencia de que Gómez Urrutia pretende mantener el poder mediante la violencia.

Los trabajadores de Mexicana de Cananea, aseguró, determinaron en asamblea reactivar la mina después de la huelga “loca”, que durante más de tres años llevaron a cabo miembros de la Sección 65 del Sindicato Minero.

A pesar de que existe un laudo judicial que determinó la ilegalidad de esa huelga “el dirigente prófugo ordenó a sus secuaces tomar la mina por la fuerza”, abundó.

Héctor Jiménez Corona dijo que se requiere de una acción firme de la autoridad para que se deslinden responsabilidades y se castigue a los agresores de los trabajadores de una empresa contratista en Cananea.

 
     
 
 
 
 
 
 
 
 
Año 4. No. 253. del 11 al 18 septiembre del 2010.
México,D.F.
www.frecuencialaboral.com: Premio Comunicación Alternativa
Ir al Inicio
Directorio
¿Quiénes Somos?
Contáctanos
Envíanos tu Denuncia