Portal Semanario

Año 13. No. 682. del 28 ene. al 02 feb. 2019

Premio de Comunicación Alternativa

¿¡QUÉ TRANSA CON LAS AFORES!?

 

 

De aprobarse la reforma presidencial

AUMENTARÁ EL RIESGO DE PÉRDIDA PARA TRABAJADORES EN AFORES

*Propone Incrementar el Número de Comisiones que Cobran las AFORES.

*Crearán Fondos de Inversión, pero ni AFORES ni gobierno se repondrán las pérdidas.

*Bancos y Gobierno necesitan liquidez y prodrán tomarlo del ahorro para el retiro.

*El gobierno es el principal deudor de los trabajadores, tiene en préstamo 52% de su dinero.

*En enero de 2019 las cuentas individuales en AFORES, nuevamente reportaron quebrantos.

por María de Lourdes Martínez González

Periodistas y Conductora de Frecuencia Laboral

Publicación Original del Portal www.frecuencialaboral.com

Crecerá el riesgo de pérdida del dinero de los trabajadores depositado en las cuentas individuales que controlan las Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (AFORES), de aprobarse la reforma que propuso el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, debido a que se crearán Fondos de Inversión y otorgarán al propio asalariado la decisión de escoger uno, pero si el dinero se pierde ni los banqueros ni el gobierno lo repondrán.

La iniciativa presidencial se presentó el miércoles 23 de enero de 2019 ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión y se turnó ese mismo día a la Cámara de Diputados organismo, que la publicó en su gaceta parlamentaria.

Propone, aumentar el número de comisiones que las AFORES cobran a los trabajadores, pues de aprobarse también se adjudicarán una parte del dinero de los trabajadores por su operación en el Fondo de Inversión y otra por cualquier consulta o trámite que se haga vía electrónica.

En el artículo 37 se establece que por manejo de cuenta las AFORES cobrarán una comisión única, integrada por dos cobros, uno conformado por un componente calculado como un porcentaje sobre el valor de los activos administados y otro cobro será un componente adicional calculado sobre el rendimiento que obtengan los trabajadores, por encima de la referencia que establezca la Comisión. La junta de gobierno establecerá el método del cálculo.

Las AFORES podrán cobrar además comisiones distintas por cada uno de los Fondos de Inversión que operen. Podrán cobrar también por "los incentivos o bonificaciones que realicen a la subcuenta de cada trabajador, por su ahorro voluntario o por utilizar sistemas informáticos para realizar trámites relacionados con su cuenta individual o recibir información de la misma", se señala en la página 7 de esta propuesta.

Cabe recordar que los dueños de 10 de las 11 AFORES que operan en México, son los banqueros privados y sólo pensiónISSSTE es pública. El gobierno federal es el principal beneficiario, pues recibe en préstamo el 52 por ciento de los recursos que operan estas administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro, dinero que es de los trabajadores con cuenta individual y que usa para sus planes y programas sexenales. El gobierno es el principal deudor de los trabajadores.

Con esta reforma a diversos artículos de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, AMLO plantea que se crearán en Fondos de Inversión, propiedad de las AFORES -que a su vez son propiedad de los banqueros- para que las aportaciones de los trabajadores en sus cuentas individuales, se canalicen a préstamos a la pequeña, mediana y micro industria y a otras solicitudes privadas, a fin de que ese sector tenga recursos para su desarrollo y generen empleo, lo cual podría generar rendimientos para que aumente el monto que obtendrán los trabajadores para su retiro.

Curiosamente son los mismos argumentos que usó Ernesto Zedillo en 1995 en su iniciativa para crear el sistema privado de AFORES, que comenzó a operar en 1997 y que atenta contra el derecho a la seguridad social solidaria. Dichos propósitos nunca se cumplieron.

En cambio las pérdidas que las AFORES han reportado, desde entonces, por malas inversiones en grandes megaproyecto o en inversiones especulativas al extranjero y al interior del país, se las descuentan directamente del ahorro de los trabajadores, mermando su fondo de retiro, además de que les cobran comisión "por manejo de cuenta", ganen o pierdan, sin obligación de los banqueros de reponer ese dinero por sus malas decisiones de inversión.

Igual que en la ley actual, la reforma que propone el presidente de la República, nada obliga a los banqueros a garantizar una ganancia mínima a los trabajadores o, por lo menos, a mantener el dinero que ya tenían en su cuenta individual antes de arriesgarlo en el Fondo de Inversión que elijan.

El problema del riesgo de pérdida del dinero de los trabajadores aumentará de aprobarse el proyecto de decreto, por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, que rige a las AFORES, porque si bien, la iniciativa de AMLO señala que " los intereses de los trabajadores estarán salvaguardados" y que las AFORES "atenderán exclusivamente el interés de los trabajadores", lo cual ya se señala en la actual Ley, la realidad es que la economía no crecerá más de 1.5 por ciento, según los propios cálculos gubernamentales y eso, en términos económicos llanos significa recesión y riesgo de quiebra para las empresas que pudieran recibir los préstamos.

Un factor de riesgo de pérdida adicional es que al darle al trabajador la posibilidad de elegir el Fondo de Inversión que más le llame la atención, lo hace completamente responsable por su decisión, de tal forma que si pierde habrá sido él mismo el que determinó su destino, por lo que se le quitará al sistema de AFORES la crítica se le ha hecho por perder los recursos de los trabajadores en malas decisiones de inversión, sin tener ninguna obligación para reponerlos.

La misma Comisión Nacional de los Sistemas de Ahorro para el Retiro (CONSAR) ha reconocido en distintos reportes trimestrales que los trabajadores no tenemos educación financiera ni idea de lo que es una AFORE, por lo tanto el trabajador aumentará su riesgo de pérdida al tomar esa decisión sin conocimiento de causa, sin libre albedrío.

Esta propuesta a quienes beneficia es a los banqueros que contarán con más recursos para la especulación y para obtener ganancia, tendrán recursos líquidos de los trabajadores para hacer más préstamos -ahora al sector de la micro, pequeña y mediana empresa- sin garantía de devolución a los trabajadores, cobrar intereses a los deudores y obtener ganancias, cuyo monto no están obligados a transparentar ni en la actual ley ni con esta reforma de AMLO. También beneficia al gobierno, porque promoverá un beneficio que dará con sombrero ajeno.

La propuesta de reforma a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, tiene un vacío, que es el mismo del que adolece la actual ley y que es que ninguna institución financiera ni el gobierno federal que lo creó, se obligan a reponer las pérdidas ni de demostrar que eso ocurrio, sólo tiene la obligación de informarlo. Por lo que basta eso basta para para que en el Estado de Cuenta del trabajador le descuenten miles de pesos y todavía le cobren comisión por el mal "manejo de cuenta", lo cual ocurrió desde 2007 a 2016 y volvió a suceder en enero de 2019.

La reforma que propone el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, beneficia más a la iniciativa privada, a la banca y al gobierno, que a los trabajadores y, como la actual ley, no obliga a nadie a pagarle a los trabajadores las pérdidas que se reporten en el proceso especulativo.

Persiste el riesgo de pérdida de los fondos de ahorro para el retiro, como lo advertimos en el libro ¿¡Qué transa con las Afores?! cambian la ley, para no cambiar y sí, por el contrario, puede empeorar el panorama. (Leer libro ¿¡QUÉ TRANSA CON LAS AFORES?! link: http://www.frecuencialaboral.com/multimedia/QUETRANSACONLASAFORESlibro.pdf).

Es un problema que se ha repetido año tras año con este sistema privado que sólo beneficia a los banqueros que obtienen ganancia con el dinero de los trabajadores y además les cobran una comisión y ese cobro crecerá a dos o tres comisiones más. Otro beneficiario de las AFORES ha sido el gobierno federal en turno, porque es el que obtiene en préstamos el 52% de todos los recursos que depositan los trabajadores en sus cuentas privadas. Uno más son las empresas que quiebran y ya no pagan su deuda con los trabajadores.

Los no beneficiados son los trabajadores dueños del dinero depositado en AFORES que, en su mayoría, perdieron la posibilidad de obtener una pensión vitalicia por riesgo de trabajo, cesantía en edad avanzada y vejez o para la familia en caso de muerte, ahora sólo obtienen lo que acumulen en su cuenta individual, eso si no les dicen que se perdió, procediendo a descontarle automáticamente de su ahorro.

El sistema de AFORES ha mermado también a las instituciones que en México brindan seguridad social -atención a la salud, atención a la maternidad, cobertura de daños por riesgos de trabajo, pago de pensiones en caso de una incapacidad para el trabajo y otras prestaciones de bienestar social- como son el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado.

Lo anterior debido a que se apropiaron de uno de los fondos financieros que los sustentaban, que son los fondos de pensiones, con la venia de los ex presidentes Ernesto Zedillo y Felipe Calderón, en 1997 y 2007, respetivamente.

 
   
 
 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 

Año 13. No. 682. del 28 ene. al 02 feb. 2019

Premio de Comunicación Alternativa
Ir al Inicio
Directorio
¿Quiénes Somos?
Contáctanos