Portal Semanario
Año 14. No. 721. del 02 al 09 noviembre 2019
Premio de Comunicación Alternativa

 

PÁGINA SOLIDARIA

En solidaridad publicamos textualmente:

 

Declaración de los Sindicatos de las Instituciones Públicas de Educación Media Superior y Superior, Centros de Investigación y de Cultura, Agrupados en la Confederación Nacional De Trabajadores Universitarios (CONTU), la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, la Educación Superior, Investigación y Cultura (CNSUESIC) y la Federación Nacional de Sindicatos Universitarios (FNSU), Asistentes a la Reunión Sindical Preparatoria del Encuentro Nacional para el Fortalecimiento de la Educación Superior, Celebrada el 28 de Octubre de 2019 en las Instalaciones del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (1)

 

A las comunidades educativas de nivel medio superior y superior

A la opinión pública

 

Los representantes de los sindicatos de las instituciones públicas de educación superior, media superior, centros de investigación y de cultura, asistentes a la Reunión Sindical Preparatoria del Encuentro Nacional para el Fortalecimiento de la Educación Superior, en el marco de nuestra responsabilidad social y frente al Encuentro mencionado, declaramos lo siguiente:

•  El desarrollo de las naciones depende cada vez más de la educación de su gente y de las capacidades de sus profesionistas, humanistas, científicos y técnicos. Consideramos que para dejar de lado las décadas de destrucción social, económica, ambiental y ética de nuestra nación causadas por el neoliberalismo, es necesario desmantelar las medidas y políticas neoliberales aplicadas en el ámbito educativo en general y en el nivel medio superior y superior en particular, en el de la ciencia y la cultura; en tal rumbo, debe reconocerse la particular importancia, por sus impactos negativos en la calidad de la educación, del deterioro salarial que se tiene acumulado después de tres décadas de imposición de topes salariales, así como el fracaso de los programas de estímulos que promovieron el individualismo por encima del compromiso social.

En tal sentido, es fundamental y obligado para México contar con mejores instituciones educativas que desarrollen el talento de los jóvenes; que realicen investigación científica, humanística y tecnológica al más alto nivel y ligada a los problemas de las mayorías nacionales; que extiendan lo más ampliamente posible el conocimiento y la cultura con valores humanistas, y contribuyan a la reconstrucción del país que todos anhelamos.

Por lo que es fundamental entender que para lograr esta meta, la educación superior requiere reconocer que sus egresados no sólo deben incorporarse como docentes e investigadores, sino también como promotores de la intervención social-cultural en los diferentes niveles del sistema educativo. La formación de personal altamente calificado, los académicos que desarrollan las funciones sustantivas son egresados de los programas de posgrado de la educación superior, lo cual plantea la imperiosa necesidad de atender la formación de los formadores de profesionales de la educación, quienes son los olvidados o poco atendidos por las políticas educativas en nuestro país.

•  Coincidimos con los principios del artículo Tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos recientemente reformado: el respeto de la dignidad de las personas; el enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva; el respeto por la naturaleza y la diversidad cultural; el interés general de la sociedad, y los criterios de equidad, inclusión, interculturalidad y excelencia que deberán orientar a la educación que se imparta en todos los tipos y niveles educativos. Concebimos la autonomía como la facultad de las instituciones para gobernarse a sí mismas; como un principio nacional e institucional indivisible, condición sine qua non para que la libertad de cátedra e investigación se ejerzan y generen y difundan el conocimiento, florezca la ciencia y la tecnología y se difundan las más diversas ideas; como un principio en armonía con los acuerdos, que en uso de la propia autonomía, se puedan celebrar entre las autoridades de las instituciones con los representantes de los trabajadores en materia de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico y administrativo y del conjunto de las relaciones laborales; y como un principio asentado en la realidad cuando se encuentra sustentado en un subsidio público que garantiza legalmente su suficiencia, oportunidad e incondicionalidad, pero que se materializa cuando se ejerce de manera responsable, bajo estrictas normas de transparencia y rendición de cuentas. Así concebida y concretada, la autonomía se conviete en la garantía de cumplimiento de la obligatoriedad, la gratuidad y la universalización de la educación superior.

•  Consideramos la excelencia como el resultado del proceso de cumplimiento creciente y continuo de la gratuidad, la cientificidad, la universalización y carácter público de la educación superior; de la puesta en marcha de estructuras institucionales e interinstitucionales, métodos pedagógicos y científicos que propicien un ambiente de libertad e interdisciplinariedad para la mejora de las funciones de docencia, investigación y la difusión de la cultura -funciones sustantivas en las que se concreta el ordenamiento, transmisión y difusión del conocimiento acumulado y la generación de conocimiento nuevo-; de la vinculación de las instituciones educativas de todos los niveles, de investigación y de cultura entre sí y con la sociedad para la atención creciente y pertinente de sus necesidades; de la existencia de una infraestructura, equipamiento, insumos y tecnologías acordes con la naturaleza de sus funciones y planes de crecimiento institucional; del respeto a los contratos colectivos y a los derechos humanos laborales de sus trabajadores académicos y administrativos que privilegie la estabilidad laboral, la dedicación de tiempo completo, en condiciones laborales y de jubilación dignas; de la disponibilidad de recursos necesarios y suficientes para el funcionamiento de las instituciones, su desarrollo y el cumplimiento de sus compromisos laborales. Reafirmando el derecho de todos los trabajadores universitarios a la formación para su superación profesional en el mejoramiento de sus condiciones laborales.

•  Concebimos la pertinencia como la vinculación de las instituciones de educación superior, media superior, centros de investigación y de cultura con las necesidades de las mayorías nacionales en la definición de la oferta educativa, sus objetivos y sus contenidos, en su acceso a la educación y la cultura, en la selección de sus temáticas de investigación científica, tecnológica y cultural y su innovación. La participación de los trabajadores de este sector debe contribuir en la configuración de las carreras que forman parte de la oferta educativa, así como en sus planes y programas de estudio. Los perfiles educativos terminales de las universidades deben coincidir con las necesidades y demandas reales de la sociedad mexicana con visión de futuro. Deben basarse primordialmente en principios universales que contemplen el derecho a la educación y la cultura, al desarrollo del conocimiento científico y tecnológico con fundamento ecológico y sustentable, al desarrollo de una sociedad pacífica y equitativa con valores que promuevan los valores colectivos. La educación media superior y superior debe ser formadora de ciudadanos autónomos que contribuyan a la reconstrucción del tejido social, con inquietudes de desarrollo personal y profesional pero también con compromiso social y comunitario, capaces de intervenir el entorno de forma positiva haciendo efectivo el valor social de la educación pública.

•  Consideramos que el mandato constitucional que establece la obligatoriedad de la educación media superior y superior es un logro importante que permitirá avanzar con mayor rapidez hacia su universalización, con la incorporación de más jóvenes egresados de bachilleratos con un perfil de educación integral, científica y humanista a la formación profesional, principalmente aquellos pertenecientes a los grupos sociales menos favorecidos como las jóvenes mujeres y los integrantes de los pueblos originarios y comunidades afromexicanas. Para hacer efectivo este mandato, se debe dotar a la educación media superior y superior de los recursos necesarios provenientes del gobierno federal y de los gobiernos estatales y crear el fondo federal especial referido en la fracción X del Artículo Tercero Constitucional y el Artículo Transitorio Décimo Quinto del Decreto de la reforma constitucional. Los montos presupuestales son la medida de la congruencia de nuestros propósitos de construcción de un nuevo país anti neoliberal utilizando la herramienta de intervención social por excelencia: la educación, la ciencia y la tecnología, y la cultura.

•  Reconocemos que, para construir un país más equitativo, es fundamental ampliar la cobertura educativa, con calidad, pertinencia, equidad social y perspectiva de género, con énfasis en los estados con los menores índices de bienestar, lo que requerirá políticas públicas consistentes con políticas laborales y educativas que de manera articulada atiendan la labor formativa desde la dignificación de los trabajadores de la educación y las condiciones en que investiga y aprende la población mexicana. Es necesario fortalecer la difusión y divulgación de la ciencia y la cultura, así como el vínculo entre educación media superior y superior con el fin de romper con la tendencia neo liberal de una educación media superior técnica terminal como única opción, y en su lugar, impulsar los bachilleratos de educación integral, humanista, científica y crítica que sean propedéuticos para la vida universitaria.

•  Para avanzar en estos propósitos, es urgente dotar oportunamente a la educación media superior y superior de los recursos presupuestales necesarios para impulsar su crecimiento, vinculación y desarrollo mediante un nuevo modelo de financiamiento que, como política de Estado, garantice el ejercicio de la autonomía de las instituciones autónomas por ley, dé certeza presupuestal transexenal, respete los derechos y conquistas laborales, privilegie y otorgue la estabilidad en el empleo de tiempo completo a los trabajadores académicos, respete las indicaciones de los organismos multilaterales en materia de presupuestos mínimos para la educación, la ciencia y la cultura, al mismo tiempo que la aleje de los vaivenes del funcionamiento de la economía, particularmente de sus fases recesivas y de estancamiento, evitando financiar los negocios privados de educación, ciencia, tecnología y cultura.

•  Advertimos la importancia de atender a las universidades públicas que experimentan problemas financieros críticos con estrategias renovadas, pues es insostenible continuar enfrentándolos mediante negociaciones coyunturales, complejas, inciertas y cíclicas. En el marco del respecto irrestricto a la bilateralidad y al diálogo permanentes, como trabajadores organizados en sindicatos, solicitamos trabajar junto con las autoridades educativas federal y locales, así como con las autoridades de nuestras instituciones para la solución integral de los desequilibrios estructurales existentes, e iniciar un proceso que impulse la transformación institucional para cumplir cabalmente los principios de la reforma constitucional. De no atenderse esta situación con visión de largo plazo, cada vez un mayor número de instituciones enfrentarán problemas similares.

•  Nos pronunciamos por establecer un Acuerdo Nacional para la Transformación de la Educación Superior que conjunte las voluntades y las capacidades de los distintos órdenes de gobierno, del Poder Legislativo, de las autoridades y trabajadores y sus sindicatos de las instituciones públicas de educación superior, media superior, centros de investigación y de cultura, y de otros actores sociales y productivos. Este instrumento debe contribuir a la formulación del Programa Nacional para el Fortalecimiento de la Educación Superior que proporcione los recursos financieros suficientes para atender los requerimientos que demanda su desarrollo. Los trabajadores del académicos y administrativos, como protagonistas del conocimiento, no podemos marginarnos o ser excluidos del obligado proyecto de transformación y fortalecimiento de la educación media superior, superior, la ciencia, la tecnología y la cultura, a riesgo de condenarlo al fracaso. Su çexito requiere de nuestra participación organizada.

Los representantes de los sindicatos de la CONTU, la CNSUESIC y la FNSU asumimos los siguientes compromisos:

•  Contribuir a la realización de un diagnostico integral de la situación del Sistema de Educación Media Superior y Superior, Ciencia, Tecnología y Cultura en México que sea la base de la formulación de un Plan Estratégico para el desarrollo de estos cuatro temas de trascendencia nacional.

•  Contribuir a la ampliación, de manera sostenida, de las oportunidades de ingreso a estudiantes que provienen de familias de bajos ingresos y de comunidades de zonas marginadas geográfica, económica y culturalmente, con énfasis en las jóvenes mujeres y los integrantes de los pueblos originarios y comunidades afromexicanas, y asegurar una oferta educativa pertinente de compromiso humano, social y de calidad, alineándola con las necesidades sociales y las vocaciones productivas locales y regionales.

•  Participar activamente en los proyectos para el bienestar social que impulsen a nivel territorial; facilitar la aportación del capital académico, científico, tecnológico y cultural para el análisis prospectivo de las necesidades del entorno y contribuir en los procesos de transformación social de la nación, en el rumbo de la solución de las problemáticas prioritarias nacionales, regionales y locales.

•  Promover el compromiso de las comunidades académicas con la mejora continua de la docencia, la investigación y la difusión de la ciencia y la cultura, así como las actividades de extensión y vinculación social de la universidad; recuperar la importancia fundamental de las tareas técnicas, manuales y administrativas en el desarrollo de esas funciones sustantivas y a los trabajadores universitarios que las ejecutan como parte insustituible de la difusión, extensión y generación del conocimiento.

•  Participar en el fomento de la cultura de responsabilidad social carecterizada por la gestión ética y eficaz, así como por la participación de la comunidad estudiantil y de los trabajadores del conocimiento, académicos y administrativos, en acciones para la sana convivencia, la práctica cotidiana de valores, la igualdad de oportunidades, el compromiso social y comunitario, el respeto de los derechos humanos y laborales y el medio ambiente, y la participación en el desarrollo del entorno.

•  Promover y hacer uso racional de la capacidad física instalada y promover su crecimiento y modernización, así como de la plantilla de personal académico y administrativo que, de acuerdo al aumento de la matrícula y los planes de desarrollo institucional, privilegia su profesionalización y su defintividad en el empleo por sobre la temporalidad y su dedicación de tiempo completo por sobre el tiempo parcial.

•  Promover la integración de equipos directivos en nuestra instituciones con las competencias necesarias para llevar a cabo una gestión ética y eficaz y vigilar la asignación y el uso responsable de los recursos públicos, priorizando siempre las funciones sustantivas.

•  Promover la aprobación, por parte del máximo órgano de gobierno de cada institución, de un programa de austeridad y de disciplina financiera que contribuya, en su caso, a la reducción del déficit presupuestal, sin lastimar los derechos de los trabajadores, respetando los contratos colectivos y los acuerdos bilaterales con sus organizaciones.

•  Ampliar los espacios de diálogo y lograr acuerdos con los distintos órdenes de gobierno, del Poder Legislativo, de las autoridades de las instituciones públicas de educación media superior, superior, centros de investigación y de cultura para construir e impulsar las reformas e iniciativas de ley necesarias para su sostenibilidad financiera a largo plazo y para garantizar el destino exclusivo e integral de los fondos públicos para las instituciones de educación media superior, superior, investigación y cultura de carácter público.

•  Revisar y mejorar, de manera permanente, los procesos, instrumentos y páginas de transparencia, acceso a la información y rendición de cuentas de los dineros públicos que reciben nuestras organizaciones y vigilar lo propio de nuestras instituciones, en el marco de las disposiciones de los convenios de apoyo financiero, del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación y del marco normativo aplicable.

•  Apoyar y participar en los espacios de trabajo con las autoridades de nuestras instituciones, con las autoridades educativas federales y locales para la transformación de la educación media superior y superior, la formulación de los programas estratégicos, la reforma de la normatividad de estos niveles educativos, la ciencia, la tecnología y la innovación y la atención a los problemas financieros de carácter estructural.

•  Contribuir y aportar propuestas de solución para los problemas estructurales del Sistema de Educación Media Superior y Superior tales como ampliación de la matricula, envejecimiento de la planta laboral, regularización y basificación de los profesores universitarios, insuficiencia de la infraestructura, desvinculación de los procesos educativos de la ciencia, tecnología, cultura y los grandes problemas nacionales, crisis financiera, jubilación y pensiones, vinculación con el Sistema de Educación Media Superior y todo el Sistema Educativo Nacional, entre otros.

•  Aportar propuestas innovadoras en el Sistema de Educación Media Superior y Superior, Ciencia, Tecnología y Cultura que sean incorporadas a la legislación y políticas públicas correspondientes tales como el Sistema de Universidades Alternativas cuya génesis se encuentra en el Sector Social de la Economía y la Sociedad Civil.

•  Atender las necesidades de formación de los docentes derivadas del desarrollo curricular de las prácticas educativas cotidianas en los diferentes niveles de la escuela pública mexicana para garantizar la excelencia educativa para garantizar que los fines de la educación se materialicen en la operación, en la realidad educativa.

Atentamente,

Por la CONTU:

 

Por la FNSU:

 

Por la CNSUESIC:

 

 

28 de octubre de 2019

(1) El presente documento está basado en la “ DECLARACIÓN DE LOS TITULARES DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS DE EDUCACIÓN SUPERIOR QUE ASISTIERON A LA LIII SESIÓN ORDINARIA DEL CONSEJO DE UNIVERSIDADES PÚBLICAS E INSTITUCIONES AFINES, CELEBRADA EL 18 DE OCTUBRE DE 2019 EN LAS INSTALACIONES DEL COLEGIO DE POSGRADUADOS.” De hecho mantiene mucho de su contenido. Está construido de esa manera, evitando deliberadamente las referencias y citas, porque es un documento de trabajo que pretende contribuir a la construcción de una declaración o pronunciamiento conjunto de todos los actores participantes en el Encuentro Nacional para el Fortalecimiento de la Educación Superior, a realizarse el 29 y el 30 de octubre de 2019. En suma, recoge buena parte del documento original (el del CUPIA) pero también otra buena parte de su contenido está basado e inspirado en la perspectiva sindical de las tres vertientes del sindicalismo universitario, de investigación y cultura.

 
   
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 
 
 
 
 

 

 

Año 14. No. 721. del 02 al 09 noviembre 2019
Premio de Comunicación Alternativa